Almeria Exprés

  • Diario Digital | miércoles, 18 de septiembre de 2019
  • Actualizado 10:45

CULTURA

El ministro Guirao conoce de primera mano los avances arqueológicos en el Cerro del Espíritu Santo

El titular de Cultura califica de 'honor' su visita a Vera y elogia los trabajos para desvelar el pasado "de nuestra rica historia'

Ministro y Corporación posan delante del cerro del Espíritu Santo.
Ministro y Corporación posan delante del cerro del Espíritu Santo.
El ministro Guirao conoce de primera mano los avances arqueológicos en el Cerro del Espíritu Santo

El ministro de Cultura, el pulpileño José Guirao, ha calificado de "honor" su visita oficial a Vera, "un municipio del que hemos salido todos los que somos de esta zona, pues históricamente, de Vera nació Pulpí, Cuevas, Antas, Garrucha y es el centro MinistroyFelixConDetalles_opthistórico de la Edad Moderna y todos reconocemos en Vera nuestra casa madre". El acto se inició pasada la una de la tarde con el programa institucional del ayuntamiento. Recepción por parte de la corporación municipal, firma en el Libro de Honor e intervención en el Salón de Plenos.

Una hora más tarde la comitiva se desplazó al Cerro del Espíritu Santo para conocer de primera mano los resultados de la primera fase de la Consolidación de los Restos Arqueológicos. "Como ciudadano de la comarca y almeriense, dijo el ministro, es un gusto conocer todo lo que se va desvelando de nuestra rica historia".

Este proyecto es de gran importancia desde un punto de vista económico y estratégico. Su objetivo a largo plazo, además de la vertiente arqueológica, es decir, la recuperación de la antigua ciudad medieval de la Vera vieja y la ciudad musulmana del cerro anterior a la definitiva renacentista del llano, destruida por el terremoto de 9 de noviembre de 1518, es también revitalizar la vida económica y turística.

En la segunda fase del proyecto se tratará de sacar a la superficie las estructuras de las viviendas que quedan ocultas bajo cinco siglos de depósitos acumulados

Así, se prevé la mejora de los caminos que lleven a la vieja ciudad para su explotación racional de cara al turismo. Las obras conocidas han revestido gran dificultad técnica debido a lo escarpado del terreno y su difícil acceso. De hecho, se recurrió a la ayuda de burros para acarrear el material. El recalce de muros y la coronación de estructuras para su conservación a largo plazo ha sido la parte central del proyecto.

Lo más visible ha sido el desbroce controlado de la vegetación que no dejaba apreciar la vieja ciudad. En la fase siguiente, según adelantaron los técnicos el pasado 14 de marzo en una charla informativa, se busca sacar a la superficie las estructuras de las viviendas que seguro quedan ocultas bajo cinco siglos de depósitos acumulados y que impiden ver mejor cómo era esta ciudad militar, una de las “llaves y amparo del antiguo reino de Granada”.