Almeria Exprés

  • Diario Digital | miércoles, 18 de septiembre de 2019
  • Actualizado 11:01

MEDIO AMBIENTE

Greenpeace espera fallo sobre el Algarrobico antes de fin de año

En noviembre de 2018 esta organización ecologista remitió un escrito al TSJA en el que solicitaba al Ayuntamiento de Carboneras que abriera expediente de demolición y anulara la licencia de obras
Activistas de Greenpeace frente al hotel de El Algarrobico.
Activistas de Greenpeace frente al hotel de El Algarrobico.
Greenpeace espera fallo sobre el Algarrobico antes de fin de año

El hotel de El Algarrobico se mueve. No de su sitio, pero sí en algunos frentes, uno político y, otro, de mayor calado, judicial. Después de tantos años es difícil ya creer que haya avances reales, pero lo cierto es que, antes de fin de año, es más que probable que se conozca el fallo sobre el pleito interpuesto en su día por Greenpeace ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

Cabe recordar, que en noviembre de 2018 esta organización ecologista remitió un escrito al TSJA en el que solicitaba al Ayuntamiento de Carboneras que abriera expediente de demolición. En ese mismo escrito, dirigido a la Sala de lo Contencioso-Administrativo, se pedía al alto tribunal que “tras los trámites oportunos se sirva en su día dictar sentencia en la que se acuerde obligar al Ayuntamiento de Carboneras a la revisión de oficio y consiguiente anulación de la licencia municipal de obras concedida al Hotel Azata del Sol”.

Asimismo, pedían que se pida al Consistorio que abra expediente de demolición y se proceda a su derribo y se “condene en costas a la parte demandada”. Pues sobre eso se tendrá que pronunciar en breve ya que el procedimiento ya está listo para su debate, votación y fallo. Para hacerse una idea de las dimensiones de este culebrón, el ayuntamiento concedió en 2003 la licencia de obras y en ese año se empezó a construir. 16 años de pleitos después ahí sigue.

En el frente político, el hotel recobró protagonismo en fechas recientes al ser puesto como ejemplo de lo que evitará el futuro planeamiento urbanístico del nuevo gobierno andaluz. Esa es la teoría, luego se verá la práctica.