Almeria Exprés

  • Diario Digital | lunes, 16 de septiembre de 2019
  • Actualizado 14:02

POLÍTICA

Hora de ganarse la confianza

Urbanismo, limpieza, seguridad o infraestructuras configuran, como es habitual, la columna vertebral de una gestión municipal que, sin embargo, cuenta con asuntos pendientes y coyunturales de suma importancia en municipios como Carboneras o Cuevas del Almanzora

Corporación de Carboneras, la última constituida, con su nuevo alcalde, José Luís Amérigo, al frente.
Corporación de Carboneras, la última constituida, con su nuevo alcalde, José Luís Amérigo, al frente.
Hora de ganarse la confianza

Nada nuevo bajo el sol, en general, espera desde hoy a los nuevos y reelegidos máximos responsables de los municipios de la comarca. Será el Día 1 de la XI Legislatura del reciente periodo democrático en el 40 aniversario de las primeras elecciones municipales, celebradas allá por el 3 de abril de 1979. Urbanismo, limpieza, seguridad o infraestructuras configuran, como es habitual, la columna vertebral de una gestión que, sin embargo, cuenta con asuntos pendientes y coyunturales de suma importancia.

Como ejemplos, el alcalde socialista José Luís Amérigo cogerá el testigo del liderazgo institucional contra el proyecto de descargas de mineral de hierro en el puerto de Carboneras. Hasta ahora, el frente político no ha tenido fisuras y menos aun el vecinal que ha demostrado su fuerza en la calle como demostró justo hace una semana.

En el caso de Cuevas del Almanzora, otro regidor socialista, Antonio Fernández Liria, tendrá que afrontar el regalo envenenado que le dejó en herencia la administración del Partido Popular Más de 16 millones de indemnización que se habrá de abonar a la promotora Monsora SL por la nulidad de una licencia otorgada en noviembre de 2004. Una rémora financiera de primer orden que, desde hace meses, el reelegido alcalde trata de paliar sin que se resientan en exceso los presupuestos municipales.

El urbanismo, obviamente, es eje fundamental en la estrategia de todos los equipos de gobierno. Especial mención al caso de Antas, por sus peculiaridades de contar con la más elevada densidad de empresas y más trabajadores que vecinos empadronados. El objetivo del nuevo alcalde de la localidad, el socialista Pedro Ridao que ha puesto fin a doce años de gobierno del PP, es revertir esta situación de pérdida de población con el fomento de la vivienda social orientada principalmente a los jóvenes.

En Huércal-Overa, una de las sorpresas de los pactos postelectorales, la alcaldesa socialista y primera mujer que accede a esta responsabilidad, Francisca Fernández, ya adelantó en campaña que “el medio ambiente y la transparencia” iban a ser santo y seña de su gestión

Mojácar también tiene en el urbanismo uno de sus principales retos. La revalidación de la mayoría absoluta por parte de Rosa María Cano (PP) facilita que lleve a cabo su plan general aprobado poco antes de las elecciones y que tiene en la reforma del Paseo Marítimo y su afectación a los chiringuitos uno de sus principales escollos. La facilidad aritmética que tendrá en el Pleno para aprobar sus propuestas, a buen seguro no se va a corresponder con la que va a tener con los establecimientos afectados.

Con holgura gobernará también su homólogo en Vera, José Carmelo, también del PP, tras su incontestable victoria electoral. En este caso la limpieza, por un lado, y la seguridad por otro, ocuparán buena parte de su agenda. De momento, en un ejercicio como mínimo arriesgado se ha comprometido a mantener Vera como una patena. Tarea tiene, sobre todo en la zona de la playa en la que los vertederos improvisados son comunes. Y también la va a tener, aunque no sea de su exclusiva competencia, en evitar las ocupaciones ilegales de viviendas.

En Huércal-Overa, una de las sorpresas de los pactos postelectorales, la alcaldesa socialista y primera mujer que accede a esta responsabilidad, Francisca Fernández, ya adelantó en campaña que “el medio ambiente y la transparencia” iban a ser santo y seña de su gestión si gobernaba como finalmente ha ocurrido con el apoyo de Ciudadanos. Solo cabe esperar para saber si este respaldo, tal y como le ocurrió a su compañero, Antonio Fernández Liria, en Cuevas la Legislatura pasada, no acaba siendo un camino lleno de obstáculos.

Su homóloga en Garrucha y también compañera de partido, María López Cervantes, lo tendrá más sencillo con su renovada mayoría absoluta y además se estrena con ese cambio de concesionaria del servicio del agua que tanto le costó sacar adelante.